Pinturas al aceite u oleo

PINTURAS AL ACEITE (ÓLEO)

El bajo precio de este producto nos lleva a que pueda aprovechar su empleo al máximo, aun teniendo en cuenta que tarda en secar; es desagradable de manipular; deja trazas de la brocha y suele amarillear con el tiempo, aparte de su fuerte olor mientras está todavía fresco, por ello nuestro equipo de pintores Madrid la desaconseja.
Si la pintura es demasiado espesa, dilúyala con aceite de linaza, añadiendo dos cucharillas de café, desecativo, por litro añadido. El empleo de solventes, cualquiera que sea su naturaleza, es un error.
Para superficies planas, es indispensable el rodillo de espuma de poliéster, ya que el de piel de cordero no ofrece ventajas para este trabajo.
La pintura al aceite corre fácilmente, por lo que no debe sobrecargar las brochas ni los rodillos; escúrralos sobre el borde del recipiente. En cuanto al rodillo, no hay que pasarlo demasiado deprisa.
Ya sea brocha o rodillo, páselo tres veces; una, para extender; otra, para igualar en ambos sentidos y, finalmente, para alisar de abajo a arriba.
La capa de imprimación de una pintura al aceite está constituida por el propio producto, estirado con aceite de linaza.
Las operaciones de una aplicación al aceite son las siguientes: imprimación sobre un soporte nuevo. Lavado con lejía sobre un soporte ya pintado. Emplastecido, si hay lugar.
Seguidamente, tal y como hacen nuestros Pintores Madrid Capital hay que aplicar: dos capas sobre un soporte de colorido similar; tres capas cuando el colorido es diferente, está muy empastado o acebrado (rayas en forma de cebra por numerosos retoques, pintura no diluida).