COMO PINTAR CON PISTOLA

Pintar con pistola

Pintar con pistola no ofrece solo ventajas, como puede parecer en un principio. El resultado es espectacular, la pintura queda homogénea y lisa. Es un resultado que no se puede conseguir pintando a mano.

Sin embargo, pintar con pistola exige mucho espacio. Monta un montón de polvo, por lo que hay que cubrir cuidadosamente todo el suelo, muebles y ventanas para que no se manchen. Hay que aplicar siempre la pintura con pistola con mascarillas de protección. Cuando el trabajo es pintar un piso pequeño, o una zona con muchos objetos, no suele merecer la pena, aunque es algo que podemos ofrecer a los clientes. Nuestro equipo de pintores Madrid aconseja la pintura con pistola en los siguientes casos:

  • Para objetos muy enrevesados (rejas, enrejados, hierro forjado, etc.).

  • Para superficies muy desiguales (fachadas), donde las brochas difícilmente cubren las irregularidades.

  • Para superficies muy pulidas, en las que otros productos empleados ponen de relieve las trazas de brocha o de los rodillos (plásticos, metales pulidos, radiadores, etc.).

     

Materiales para pintar con pistola

En el uso de la pistola, lo más importante es elegir el sistema de pulverización, más que la elección de una marca, tal y como hacen nuestros Pintores Madrid Capital.
Así, por ejemplo, para pulverizar pinturas tan espesas como las emulsiones vinílicas, son ideales aquellas pistolas de baja presión que dejan pasar por su boquilla grandes cantidades de pintura.

Por el contrario, cuando se trata de carrocerías de automóvil, por ejemplo, es necesario que la pulverización no sólo sea sumamente fina para evitar lo que profesionalmente se llama «piel de naranja». Hay que tener cuidado con que la pintura no quede demasiado fluida, ya que en ese caso no cubriría apenas, y nos obligaría a aplicar numerosas capas, con los consiguientes inconvenientes (desigualdades, chorreos, tiempo empleado, etc.). Por tanto, si desea enlucir rejas, cercados o fachadas, será suficiente una pistola de baja presión.


Selección de los productos. Pinturas para pistola a presión.

La pintura necesaria para pintar con pistola es la misma que para pintar con brocha o con rodillo. Únicamente hay que tener en cuenta que su fluidez debe ser mayor. Por ello, las pinturas de emulsiones sólo pueden ser utilizadas en casos muy precisos y con muchas precauciones (capas en fachadas exteriores).


Cómo preparar la pintura para la pistola a presión

Para que una pintura «pase» por una pistola, es necesario que su fluidez esté en consonancia con el modelo de pistola escogido. En las instrucciones de las pistolas a presión hay indicaciones para la correspondiente modificación si fuera preciso (longitud del tubo, etc.)

Siempre realiza pruebas antes de realizar el trabajo definitivo. Una pintura  demasiado fluída acarrea un tipo de problemas (no cubre o chorrea); una pintura demasiado espesa acarrea otros (fluido muy lento y proyección de viscosidades de pintura que provoca la citada «piel de naranja»). Prueba y ensaya hasta lograr una «pasada» perfecta: velo de pintura que cubra en 2 ó 3 pasadas, sin proyecciones periféricas o sin chorrear.