DISOLUCIÓN DE PRODUCTOS PARA PISTOLA

COMO REALIZAR LA DISOLUCIÓN DE PRODUCTOS PARA PISTOLA

- La laca glíceroftálica soporta esta disolución perfectamente. Se hace con aguarrás. Si primeramente lleva a cabo una capa inferior, debe extenderla con brocha para que agarre bien como soporte. Su espesor no permitiría que pasara por la boquilla de la pistola, tenga en cuenta que estos productos deben ser manipulados por profesionales como nuestro equipo de pintores Madrid.
- Pintura de emulsión. Debe ser diluida al 50% de agua (haga algunos ensayos). En este punto, pierde su estado de gel y constituye solamente un baño de tejido, que agarra y se mantiene perfecta­mente, pero sin cubrir lo suficiente y sin ofrecer ningún relieve. Utilícela solamente para dar color a superficies muy desiguales (muros de granja, desmochados, etc.).
- Laca celulósica. Soporta facilmente la disolución con acetona, pero requiere una pulverización muy fina , ya que de lo contrario caería como gotitas y crearía la llamada piel de naranja. Este producto, cuanto más potente sea el chorro de expulsión, menos necesidad habrá de diluir, con lo que las posibilidades de acertar son también mayores. Cuando se emplean pistolas de alta presión como las que tienen nuestros Pintores Madrid Capital, no exigenen su disolución.


Preparación del soporte


- Un blanqueo a un muro en bruto para encofrado, sólo requiere extender la capa con brocha.
- Un trenzado de madera o tallados no precisan ninguna preparación.
- Un soporte metálico con filigrana precisa una preparación. El producto antiherrumbre puede darse con pistola.
- Un soporte metálico de carrocería (bicicletas, moto, auto) debe ser decapado totalmente con acetona; en cuanto al alisado de este soporte, se hace fácilmente cuando se trata de monturas de bicicleta o de moto, por medio de un lijado con tela esmeril. La preparación de la chapa de automóvil requiere una técnica especial que no tiene nada que ver con las cualidades de una buena pintura.

Cuando tenga que obturar raspaduras o grietas, le recomendamos recurrir a mastiques especiales para carrocería; extiéndalos con espátulas apropiadas que se suelen facilitar con el producto y lije con papel abrasivo 200 cuando desee alisar y con el 400 al agua, en el momento de pulir.
La verificación del glaseado perfecto obtenido es fácil: el agua extendida sobre la superficie enlucida reproduce exactamente el brillo de una pintura y deja traslucir también el menor defecto.