Tiempos de secado de las pinturas

Tiempos de secado de una pintura

El día a día del pintor conlleva aprendizaje. Nada tenemos que ver los pintores con 20 años o más de experiencia, con los pintores novatos que éramos al principio. Por eso, siempre es recomendable contratar a Pintores Madrid con mucha experiencia acumulada. Un pintor profesional con mucha experiencia realizará el trabajo más rápido, manchará menos, y conseguirá un acabado mucho más perfecto que uno no profesional. Pequeños detalles marcan la diferencia entre un buen trabajo, y un trabajo mediocre. Uno de ellos es el secado. Si la pintura no se deja secar correctamente y, por ejemplo, se aplica otra mano encima, el resultado no será bueno y será mucho menos duradero. Además, el resultado no será homogeneo.

A veces, la pintura parece estar seca poco tiempo después de su aplicación, pero eso no se ajusta a la realidad. La parte mas superficial de la pintura se seca con rapidez, pero todavía no está adherida a la pared. Como decimos, hay que tener cuidado con pintar antes del tiempo establecido. Un pintor no profesional, querrá pintar todo lo más deprisa que pueda para conseguir más rentabilidad, y no respetará los tiempos de secado, acarreándonos problemas en un corto periodo de tiempo. Pero, si queremos hacer las cosas bien, tendremos que respetar los tiempos de secado. Pero, ¿cómo sabemos que la pintura está lo suficientemente seca como para poder aplicar otra mano?

La pintura seca al tacto, no es un indicador fiable. Puedes pasar la mano y no mancharte, y parecerá que está seca, pero eso no garantiza que la parte interior lo esté. Depende del tipo de pintura, pero un buen tiempo estimado entre manos de pintura es a partir de cuatro horas. Recomendamos sin embargo mínimo un día para un resultado óptimo. Esto también depende de la humedad en el ambiente, la ventilación, y la temperatura. Un buen pintor profesional y con experiencia sabrá el tiempo recomendado para cada clase de pintura, tal y como lo conocen nuestros Pintores Madrid Capital.

El secado final, para hacer un uso normal de la vivienda, una vez aplicadas todas las capas, es de un día mínimo, aunque dos es más recomendable. A partir de ese tiempo, la pintura ya está lo suficientemente seca y curada como para que esté bien adherida a las paredes. Eso no quiere decir que esté completamente seca, ya que ese es un proceso largo que puede llevar semanas.