PINTURAS DE MADERA EN EXTERIOR

Pintura para maderas en exteriores

Desde pintores Madrid te ofrecemos una serie de consejos para que la madera quede protegida durante varios años. Los factores más importantes son la superficie limpia y preparada y utilizar pintura de calidad (sea cual sea el tipo, base de aceite, emulsión o esmalte). Una de las zonas donde más se nota el deterioro, cuando se trata de una madera expuesta a la intemperie, es en las juntas. El agua penetra en ellas y permanece durante mucho tiempo. Por eso, hay que tener cuidado con pintar bien todas las caras de la madera, desmontando si es necesario para llegar a todos los rincones. 

 

Con maderas nuevas

Prepara bien siempre toda la superficie de madera. Ten especial cuidado en las zonas de juntas, rendijas o piezas donde pueda entrar el agua.  En Pintores Madrid Capital examinamos el objeto, y si es necesario lo reparamos o desmontamos. Para las maderas nuevas, siempre hay que hacer una imprimación previa.

Recomendamos que sea bastante líquida, para que entre bien por todos los rincones y juntas. La imprimación siempre hay que dejarla secar bien, durante un mínimo de 24 horas. Después de la primera aplicación, hay que buscar fisuras, agujeros, clavos o cabezas de tornillos, y asegurarse de que los productos penetran en ellos.

Después de la imprimación, podemos proceder a lacar la madera. Podemos emplear laca mate, satinada o brillante. Se pueden aplicar varias capas de laca, siempre y cuando las dejempos secar bien. Para un acabado perfecto, lo ideal es lijar con un grano muy fino entre capas. Para un aspecto completamente nuevo de los muebles, aconsejamos su enlucido anual, preferiblemente en otoño, o en primavera para los objetos fijos.

 

En madera ya pintada

Si la pieza de madera ya está pintada, y está en buen estado, limítate a raspar las juntas hendidas o deformadas, rellénalas con un enlucido graso y extendiende una capa de laca. Si la pieza está ligeramente astillada, haz saltar los desconchados, impregna la madera con una imprimación, deja secar, iguala con producto graso y aplica la laca. Si la pieza está muy dañada, lo mejor es realizar un decapado total con ayuda de producto específico para ello, de los que se venden en el comercio. Después, realiza el procedimiento como si se tratara de una madera nueva.