MODALIDADES PARA EL REVESTIMIENTOS DE EXTERIORES

Modalidades para el revestimiento de exteriores

Sirven para recubrir las partes metálicas y la madera, pero con cuidados de preparación del soporte menos estrictos (aplicación directa sobre un soporte sin preparar). Para aquellas personas que no gustan del aspecto brillante de la laca para revestimientos exteriores, como a nuestro equipo de pintores Madrid, existen barnices satinados o mates.


Pinturas con emulsión vinílico-acrílica


Pueden ser utilizadas para recubrir fachadas poco expuestas. Esta aplicación se puede hacer con brocha para las pequeñas superficies planas y preferentemente con pistola, para grandes superficies o superficies muy desiguales. Como el poder adhesivo e impermeable de las pinturas de emulsión es insuficiente para aquellas paredes que se encuentran en mal estado, tal y como explican nuestros Pintores Madrid Capital.

 

Barnices

Se utilizarán para proteger los soportes de madera cuando se desea conservar o destacar su tonalidad y sus vetas. Sobre todo, cuando estos soportes están expuestos a la intemperie. Los barnices, como se sabe, son sumamente resistentes, máxime cuando se presentan con fórmulas a base de gliceroftálico (interesante sobre todo para barnizados de interior y de ebanistería); y en forma de poliuretano para las piezas del exterior sometidas a un esfuerzo constante (contraventanas, muebles).

 

Pinturas a la pliolita

Se trata de pinturas destinadas a la protección de fachadas expuestas. Su cualidad de impermeabilidad, su aspecto mate, su poder cubriente o adhesivo ahorran al aficionado la preocupación de tener que hacer otra selección. Es la auténtica panacea para muros en buen estado o que ya han sido reparados. Su cualidad de estanqueidad no impide, sin embargo, que los muros respiren.

 

Revestimientos peliculares

Se trata de productos acrílicos pastosos que se extienden muy espesos para restaurar un enlucido o revestimiento exterior degradado, confiriéndole un nuevo aspecto o un aspecto de nuevo. Son impermeables, se adhieren perfectamente a una superficie limpia y permiten que respiren las paredes de los edificios. Con color en su mayoría, constituyen un elemento decorativo final, ahorrando de este modo la aplicación de una capa de pintura.